Crónica del SOS 4.8 2011

Vota este articulo
(0 votos)
Tom Smith  - Editors Tom Smith - Editors Salva_k1

Estrella Levante SOS 4.8 - Murcia - 6 y 7 de mayo de 2011

 

Viernes, 6:

El poder de convocatoria del SOS está fuera de toda duda desde sus comienzos. En esta cuarta edición no podía ser menos. Con todas las localidades vendidas, unos 80.000 asistentes (muchos de ellos disfrazados de indios, panteras rosas y demás tribus urbanas) se dieron cita para disfrutar de las propuestas musicales, artísticas y sostenibilidad durante las 48 horas ininterrumpidas que dura el festival.

Por primera vez se cumplimentaron varios conciertos fuera del recinto con un éxito fuera de toda duda, en La Plaza de Las Flores no cabía ni un alma para presenciar los conciertos matutinos del Sábado y el Domingo.

 

Por motivos laborales, nos perdimos el comienzo de la jornada del viernes, y, según la gente con la que pudimos hablar, salió bastante contenta del concierto de los británicos The Kooks. Los catalanes Manel y Triángulo de Amor Bizarro parece ser que estuvieron más que correctos pese a las horas tan tempranas, una pena no haber podido disfrutar de ellos. Aunque, sobre todos los demás, fueron los These New Puritans, presentando en el auditorio ‘Hidden Live’, los que dejaron el pabellón más alto.

 

Nuestra primera toma de contacto musical, en primera persona, llegó de la mano de Vetusta Morla en el escenario principal, un concierto con unas altas expectativas, pero que dejó un cierto sabor agridulce. El haber estrenado su segundo disco, 'Mapas’, unos días antes en su web jugó en su contra para la presentación de los nuevos temas. Con la expectación de ver como sonaban en directo la gente estaba como el piloto de fórmula 1 esperando que el semáforo se ponga en verde, y hasta que no cayeron sus grandes éxitos como Copenhage, Sálvese quien pueda, Valiente o La Cuadratura del círculo no se disfrutó realmente del concierto. Sólo había que ver todo el recinto coreando sus canciones más conocidas y la indiferencia con las que acogió los nuevos temas.

 

Two Door Cinema Club demostraron que las mejores esencias se venden en tarros pequeños. La jovencísima banda norirlandesa, con un solo disco en el mercado, puso patas arriba el Jagermeister, el escenario pequeño del festival. El combo del pais del trébol supo como tocar ese resorte que hace que los pies se despeguen del suelo casi sin querer con su pop bailable de ritmos frenéticos.

 

No tardaron en meterse en el bolsillo al respetable, un pase de izquierdas (Undercover Martyn) y otro de derechas (Something good can work) sirvió para que que la animadísima audiencia se entregara en todas y cada una de las soberbias canciones de su único trabajo. Sin complejos, temas sencillos con contenido, interpretados con todas las ganas del mundo (se nota que están empezando) y sin sentir la presión en el cogote de los MGMT, la banda que les seguía en la jornada del Viernes, o lo desmoralizante que puede llegar a ser ver la desbandada de gente abandonando un escenario y dirigiéndose a otro. Es tema usual en los macrofestivales, los conciertos a veces se hacen cortos y realmente da rabia perderse el final de una actuación para poder llegar a tiempo al principio de la otra y coger un sitio decente.

 

Se nota que buena parte del público que presenció a MGMT conoce de oídas Kids, Time to pretend y poco más, por eso no es de extrañar las enormes ganas de escucharlas y que (sobre todo la primera) fuera coreada hasta el desfallecimiento. Después de una rimbombante presentación, los newyorkinos con cara de nerds atacaban el It’s Working, el tema que abre 'Congratulations', su actual (y segundo) disco para ir combinándolo con las canciones de su debut y un par de temas inéditos. Un trabajo espectacular con bizarras letras y resonancias psicodélicas (presente en todo el concierto) que tiene su punto álgido en, precisamente, el tema que sorprendió que cupiese en el repertorio, nada menos que la canción más larga de la banda, 12 minutos en vena de la tranquila Siberian Breaks, que quizá no sea la alegría de la huerta, y eso, sumado a las hipnóticas imágenes del fondo del escenario devino en bajonazo. Afortunadamente, después llegaba Kids y las botellas de plástico (alguna llenas de agua) volaban de punta a punta. Se enfilaba el final y crecía la sensación de gran show, aunque pelín raro por su setlist.

 

Sus canciones son tan buenas que ellas mismas podrían tocarse solas.

 

Sábado, 7:

 

Lo bueno de recogerse a una hora relativamente prudente el Viernes es que el Sábado a las 13 horas ya estábamos en La Plaza de las Flores para ver el concierto de los catalanes Mujeres, que harían doblete, pues esa misma tarde tocarían en el escenario Jagermeister. Puro rock and roll que hizo desmelenarse a todos los asistentes, imposible quedar pegado con los pies al suelo...un concierto enérgico llevo de vida que no decayó en ningún momento. Luego tuvimos la oportunidad de charlar un rato con ellos, entre foto y foto, muy majos!!!. Finalizado el concierto, era la hora de irse a comer y descansar un rato hasta que llegasen el resto de unidades detonadoras.

 

Nada más llegar sobre las 5 intentamos conseguir entrada para acudir al concierto de Patti Smith en el auditorio, pero fue misión imposible. Así que por unanimidad decidimos salir fuera y acompañar a la juventud  y sentarnos en el cesped a compartir nuestras experiencias musicales entre copa y copa. Ante los abusivos precios de la bebida dentro del recinto, un mini de cerveza o una copa tenían el mismo precio de !!SÓLO!!! 7,50 euros, no era de extrañar que el parking del Eroski o el cesped del rio estuviera hasta los topes desde mediada la tarde.. Y que buen rato pasamos con una temperatura excepcional, reconozco que daba pereza levantarse y meterse en todo el mogollón, pero todo es cuestión de ponerse, ¿o no?.

 

Nos dirigimos al escenario principal para no movernos ya de allí en toda la noche, cuando llegamos estaba Second metiéndose de nuevo al público en el bolsillo, con toda la gente coreando sus canciones y cerrando su actuación con los paisanos Varry Brava en el escenario con el tema Rodamos. Los siguientes en pisar el Estrella Levante eran Whites Lies, una banda que me dejó prácticamente indiferente, era el momento de tomar algún tentempié y coger sitio para esperar el primer plato fuerte del día. Entonces hicieron acto de presencia Tom Smith y compañía, los Editors pisaron el escenario murciano abriendo el show con Camera al que siguieron Bones y la explosiva And end has a start, el concierto en reglas generales fue de notable alto, su momento más álgido llegó con esos hits que hicieron pasear el cartel de "pedazo temazo" por el personal, el caso de Munich o Papillon.

 

Mi momento de la noche estaba por llegar, hicieron su aparecieron el showman Brett Anderson, era la hora de Suede, comenzaron a reventar al personal a base de trallazos britpop, un comienzo vibrante con She, uno tras otro empezaron a caer como auténticas glorias todos los temazos de la banda, Trash nos hizo a todos reventarnos las gargantas a las primeras de cambio. Un setlist en el que nadie echó en falta ningún clásico como Animal Nitrate, Beautiful Ones, So young. o el tremendo baladón By the Sea. Una espina clavada menos, Suede ofrecieron un concierto soberbio, el mejor de todo el festival (pese al mal sonido a ratos) y es que Brett Anderson parece tener un pacto con el diablo y está en plenitud de condiciones, cualquiera diría que hace casi  20 años desde sus inicios.

 

Después del orgasmo musical que tuvimos con Suede, llegaron los Lori Meyers, y lo que parecía ser un concierto más de trámite, supuso el tercer momentazo de la noche!. La gente relamente disfrutamos de los grandes temas de la banda como Alta fidelidad, Luces de Neóm, o Viaje de estudios, si a estas alturas de la noche todavía seguías con la garganta en pie, o eres un muermo o un puto crack. Lo bordaron.

 

Decidimos adentrarnos para ir finalizando la noche a ver lo que se cocía en la carpa Jack Daniel's. Lo que iba para echar un vistazo, terminamos pasando allí un buen rato, estaban que lo petaban Pin & Pon Djs, la carpa se convirtió en un auténtico polvorín de ritmos bailables. Un diez para ambos, totalmente accesibles para aquellos que querían inmortalizar sus recuerdos con ellos!

 

El cierre del telón lo echamos al ritmo de Eme Dj, con esos remixes que te hacen mover el esqueleto si o si. Hora de plegar velas pues aún nos quedaba la última novedad del SOS, los conciertos del domingo.

 

El domingo llegamos a tiempo para ir cogiendo una buena posición para el concierto de Standstill en la Plaza de las Flores, el que era ya el cierre oficial del SOS. La Plaza estaba que pegaba un trueno, bajo un calor sofocante, los catalanes dieron un auténtico conciertazo con toda la gente coreando sus canciones, hasta hacerles subir una segunda vez al escenario, de allí no nos movían con 30 y tantos grados grados cayendo a diestro y siniestro.

Dejar comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.
Basic HTML code is allowed.