The Rapture

Vota este articulo
(0 votos)
In the grace of your love In the grace of your love

 

Tras unos primeros discos de aspecto marginal con tendencia al underground y al funky de saldo, tuvo que llegar su Echoes (2008) y, principalmente la canción que da título al disco, la alucinante sintonía de la rompedora serie británica Misfits (cosa curiosa porque ellos son tan americanos como el que más) para revelar quien se escondía tras esa cabecera y empezar su viaje de oreja a oreja.

‘In the grace of your love’ tiene tanto de genialidad como de excentricidad, sin un patrón fijo pero manteniendo su esencia electrónica, con teclados intergalácticos como en la apertura, Sail away, donde el, en ocasiones, desagradable timbre de voz de Luke Jenner,sobrevuela una catarata de samplers y teclados rimbombantes anticipando esa exquisitez llamada Miss you, una canción que deja claro que del amor al odio hay una delgada línea, y donde la melodía es puro vicio! Blue Bird se aproxima a lo que vienen haciendo los MGMT, Come back to me es un tema que empieza como un corrido mexicano mezclado con ritmos bachateros, para acabar siendo un hit discotequero sin rozar siquiera por un instante el ridículo, In the grace of your love (la canción) está repleta de riffs traviesos y Never die again, funky psicotrópico, muestra a unos The Rapture en racha.

Rollercoaster es repetitiva hasta decir basta pero sirve para comprobar como se las gasta a la batería Vito Roccoforte. Children y su emotiva letra que habla del ¿suicidio de la madre de Jenner? es power pop a lo Weezer, de hecho si escuchas esta canción seguro que tu cerebro piensa en Cuomo ipso facto, al igual que Can you find a way remite a Klaxons.

Las dos últimas canciones son posiblemente el mejor cierre de álbum del año, con How deep is your love a ver quién es el guapo barra guapa que se atreve a proponer como momento piano del año el de Every teardrop is a waterfall estando el de la canción con guiño a los Bee Gees, irremediablemente acabarás cantando ese “Let me hear that song” hasta horas intempestivas. It takes time to be a man (con otro piano matador) no es tan redonda pero podría haberse parido en cualquier año, desde los 60 hasta hoy dia, la típica canción que no envejecerá jamás y que aúpa este trabajo como una rara avis que desprende calidad por los cuatro costados.

Informacion adicional

  • Fecha de publicación: 23 de Agosto de 2011
  • Compañía discográfica: DFA Records
  • Puntuación: 4/5
  • Web: www.therapturemusic.com